El proyecto

VolTea Voluntariat (Voluntariat transformador en acció), proyecto subvencionado por Generalitat Valenciana, busca profesionalizar el voluntariado a través de la aplicación de acciones y medidas propias del voluntariado estratégico.

 

El voluntariado estratégico (strategic volunteering) es un nuevo tipo de voluntariado que está adquiriendo gran importancia a nivel europeo, principalmente entre la juventud. Se basa en entender que el voluntariado es un intercambio, y que mientras se comparte tiempo y talento sin expectativas de remuneración, se puede obtener experiencia laboral relevante, desarrollar habilidades profesionales críticas y construir una red que más adelante ayudará en la búsqueda de trabajo.

 

ILÊWASI ha ofrecido desde sus orígenes un voluntariado estratégico sin denominarlo así. Siempre hemos entendido que el voluntariado en derechos de los niños, niñas y adolescentes proporciona a las personas que lo realizan una práctica y unos conocimientos que se convertirán en una mejora del currículum y una posibilidad de empleo futura en un ámbito en el que ya se ha producido una inmersión.

 

ILÊWASI ha conseguido a lo largo de los años una experiencia y prestigio en voluntariado estratégico, así muchas personas que han realizado en IW prácticas o voluntariado han dado un paso a trabajar en el ámbito de la infancia o bien en otras organizaciones en nuestra C. Valencia (Ej. Cruz Roja) o en organizaciones en otros países (Mozambique, Colombia, Bélgica (Bruselas) e incluso en Naciones Unidas (Ginebra, Nueva York).

 

Para ello, hay que ser muy profesionales desde el momento mismo de selección del voluntariado. Dicho voluntariado estratégico es transversal a las siguientes áreas y actuaciones:

 

  1. Selección

  2. Formación

  3. Intervención Social

  4. Sensibilización

VolTea busca reforzar estas cuatro facetas (selección, formación, intervención y sensibilización) del voluntariado, de manera que quedaría certificada y plasmada toda la actividad voluntaria y, a pesar de que el voluntariado se entienda como una actividad no remunerada y realizada de manera altruista, la persona voluntaria obtendría a cambio un documento acreditativo de la experiencia y aprendizaje que se ha adquirido con la actividad voluntaria, desglosando y detallando las diferentes competencias adquiridas, incluyendo el nivel de la competencia desarrollado.